Nacimiento en C mayor

Sobreviví
la profunda noche,
la suculenta espera,
la desmadrada vigilia.

Recuperé mis cenizas,
mi desnudo renacimiento.

Superviví
la fugaz anécdota,
la obsesión pertinaz,
la macerada figura.

Aboné besos heterodoxos
mi vestido tachoneado de selva.

Esperé,
lento abismo transfigurado
lamió mi herida.
3 comentarios

Entradas más populares de este blog

Viernes oscuro: Embarazo Adolescente

Viernes el lado Oscuro de la independencia y sus heroes