Reflexiva en Agosto

La noche calma el hambre
despierta los sentidos,
acaricia la soledad,
en ella refugio mis ternezas
cada gota triste que duerme,
vino nuevo que fluye.

La noche es la más triste reflexión
la más entera convicción
de ser carne marchita,
muerta,
carne que se autoreclama.

No conserva rostro
su sonrisa desfigurada me observa
invocando la memoria
diluyo, aguanto
la bofetada que el silencio me reserva.

3 Agosto 2007
17 comentarios

Entradas más populares de este blog

Viernes el lado Oscuro de la independencia y sus heroes

Viernes oscuro: Embarazo Adolescente