Onomástico

Me naces en vibrante melodía,
invades algarabías,
derrumbas soledades.

Oculta espero tu acometida,

y llegas silente
y posees sin proponértelo siquiera,
y sonrió incapaz de resistirme
y te deseo piel a piel abrazada
y tu risa una cascada de luz en mi nocturna mirada.


A ti, que naces...

Image hosted by Photobucket.com
Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Viernes oscuro: Embarazo Adolescente

Viernes el lado Oscuro de la independencia y sus heroes