Crisálida

Vivo de mis cenizas
del vástago que brota victorioso.

Me rehago en pausa estacional
retomo líneas,
composición empírica
de viejas emociones.

Creo fervorosamente el engaño aprendido
aspiro suave fragancia.

Mi saliva convoca placer y agonía
aprieto mi canina furia.

Conozco el peso de un poema,
invoco su sangre bienhechora
sósten diario de mi alma encarnada.



1 comentario

Entradas más populares de este blog

Viernes oscuro: Embarazo Adolescente

Viernes el lado Oscuro de la independencia y sus heroes