Agua en mi desierto

Te como Amor,
como de ti
en salmos y llamaradas.

En cuclillas ruego tu venida victoriosa
y me tomas iracundo y suave
cual tormenta de Abril

Te ensañas con mi pecho seco,
con mi vientre sin luz,
prodigo me siembras,

Aras mi entraña
con tu excalibur candente
y la vida se hace agua
mojandonos en su tempestuosa carcajada.


27 Enero 2008
8 comentarios

Entradas más populares de este blog

Viernes el lado Oscuro de la independencia y sus heroes

Viernes oscuro: Embarazo Adolescente