II DELIRIOS


Nuestros delirios

¡Humedad ardiente
derrites ayunos!
tu sol se derrama
¡Puedo creer en dragones y hadas!

¡Devoradora, dulce, devoradora!
Desestimo mi pasado
recibiendo tu fragante rosa.

¡Soy tu casanova pregonera!
Acariciando un hoy eterno,
el horizonte se tiñe de rosa.


Esa mírada,
la que descubriste,
te cubre de sus delirios.
1 comentario

Entradas más populares de este blog

Viernes oscuro: Embarazo Adolescente

Viernes el lado Oscuro de la independencia y sus heroes