Diario de una mujer - Visceral confidencia




El silencio es la niebla mas oscura, síndrome decadente de tiempos mejores.

No me alcanzo a descifrar no se si gimo , si lloro , si soy irreverente por gusto o por fiera naturaleza, no me se, no me siento, padezco dislexia emocional, Yo, el dechado de placer, se encuentra vapuleada , indescifrable, estoy a punto de tomar drásticas decisiones virtuales y personales y tengo miedo de soledad anticipada, vislumbro penumbra y a pesar de saberme sola de tiempo atrás, tiemblo, se que la tristeza me invade y no entiendo sus motivos, ¿Soy la misma o algo en mi se transforma?, metamorfosis obligada , impuesta , me duelen los pezones, me duele el brazo, me duele la entrepierna, me duele el alma, me duelo yo toda como si se pudiera padecer todos los males del mundo en un instante, mirada de gata melancólica, de perrita triste, ¿En que momento perdí el norte?, ¿Cómo excuso lagrimas de nostalgia? , Me canso de buscar pretextos, de fingir que todo va bien, que nada me hace temblar y la verdad es más evidente que todo esto:
No me siento, me muero lento y ni yo soy capaz de darme cuenta.

Solicito auxilio y solo el silencio responde, ¿Cuántos ellos han compartido mi vena apasionada? Desborde riberas sin mediar culpa, solo el placer me guio, sentir caricias y besos, mi elixir, vivir el presente, convicción excusadora, tener sus emociones copulando con las mías, excitante comunión, mítico abrazo, Diva milenaria invocada por sus labios ausentes pero cercanos, ser humedad, añoranza, lágrima, gemido, la innombrable pero anhelada, la imposible, la amada.
7 comentarios

Entradas más populares de este blog

Viernes oscuro: Embarazo Adolescente

Viernes el lado Oscuro de la independencia y sus heroes