Carne mía

Mi carne se transforma, se vulnera, se congela, exhala gemidos, flatulencias, saliva resbala por sus orillas, me juega traición, ejecuta trucos, no me deja verla, sepulta mis deseos en abismos sin fondo, mi carne es un verbo sin conjugar, una estrofa delirante, llena de absurdos gramaticales, es agridulce ángel de alas atadas, silencio apostado a mis puertas, freno involuntario de una esclava sin cadenas, ni verdugos, sin ojos, sin paz...




Fotografia tomada de la pagina de: Michel Feugeas


4 comentarios

Entradas más populares de este blog

Viernes oscuro: Embarazo Adolescente

Viernes el lado Oscuro de la independencia y sus heroes