Rojo amante

De rojo se tiño su mirada, de carmín sus dedos silenciosos, angustiados, ¡Nunca como ahora la vida cobro un pulso, un sentido , una dirección! Descubrió un lenguaje tras la sangre derramada, voz de serpiente silbando entre la sangre , voz agradecida y sonriente, ¡Nunca como hoy se sintio amado! Observa su rostro reflejado en sus pupilas quietas... ¡Cuanto amor leyó en ellos!


Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Viernes oscuro: Embarazo Adolescente

Viernes el lado Oscuro de la independencia y sus heroes