Entre mis dedos

Ernesto Timor

Corazón,
creces abrazado a su constancia,
embelesado tiemblas en rítmico latido
hormigueo dulce besa tu espera.
maduraste acariciando fantasías.

¡Ay!, letrado amor,
temeroso proclamas libertad,
y enamorado besas la cinta roja que te atraviesa.



8 comentarios

Entradas más populares de este blog

Viernes el lado Oscuro de la independencia y sus heroes

Viernes oscuro: Embarazo Adolescente