Felicidad

Llevada al limite, su candor, el amor que le sonrió en su mirada, hambrienta de su aliento y el bendito aroma de su vientre, adicta a su presencia, pero dolorosa, ante su juego sufría, cada encuentro el ultimo tal vez y ella no quería, no podía seguir mordiendo el quizás, el móvil apagado, la cita malograda, la emoción abortada... deseaba verlo, lo cito en la estación Terminal del subte, él llego puntual, cítrico y aterciopelado en su incipiente barba, estremecida lo abraza, sintiéndose flaquear, ¡Lo desea tanto!, es su calor nido seguro... ¡Se engaña!, ese contacto le llena de hormonas la razón, amenazándola , ama su boca bebiendo entre sus muslos, pero, ¡Nunca más!, ¡Nunca más!, ¡Nunca más!, lo besa y su rouge se mezcla con sus labios que muerde rabiosa y sangran como su corazón decepcionado, lo abraza muy fuerte cierra los ojos y se lanza con él ante la inminente llegada del tren...

¡Despierta! Tienes un mensaje:

“Ok, nos vemos en la estación Terminal ”

Si, la felicidad puede ser eterna...


1 comentario

Entradas más populares de este blog

Viernes el lado Oscuro de la independencia y sus heroes

Viernes oscuro: Embarazo Adolescente