Saliva

Pequeñita,
enmudecida
suave el vientre
que me hospeda.


Creo sentirme viva
y es tu lazo el que me ciega
en danzas dulces y salvajes
hermosas, efimeras.


Es tu saliva
desmadejandome.



Porque tu lengua es mi lector más fiel.
1 comentario

Entradas más populares de este blog

Viernes oscuro: Embarazo Adolescente

Viernes el lado Oscuro de la independencia y sus heroes