Lunes positivo - Educar en libertad







1.- El verdadero concepto de la libertad personal:
Uno de los mayores problemas con que nos encontramos en la actualidad es el incorrecto uso que se hace de conceptos vitales para la educación, tales como el concepto libertad. Estas palabras suelen usarse incorrectamente, y no de acuerdo con su significado real.
Es frecuente oír a personas de todas las edades, y no solo a adolescentes,  frases tales como: “yo soy libre y hago lo que me apetece” o bien tales como “quién se ajusta a una norma, quien se compromete, verdaderamente no es libre”.
En el primer caso uno puede tomar  racionalmente la opinión del “me apetece”. Elegiría racionalmente, libremente pero se comportaría como un animal que no es capaz de otra cosa que no sea seguir sus instintos y apetencias.
En el segundo caso uno puede optar por no vincularse a nada, rechazando todo vinculo. Esta actitud desconoce la dimensión societaria del hombre que comporta unos deberes y unos derechos de ámbito social.
En ambos casos el que así actuara haría un mal uso de la libertad, y así como caer en el error ,aunque es  propio de seres inteligentes, no es prueba de inteligencia, así el mal uso de la libertad no es prueba ni expresión de libertad.
La libertad y la inteligencia son constitutivas de la naturaleza humana y ambas tienen una connotación ética como acabamos de ver: la inteligencia se orienta a la verdad (es lo suyo), y la libertad verdadera es inseparable de la verdad y el bien. El error y el mal esclavizan, la verdad y el bien perfeccionan a la persona.
¿Que es pues, la libertad humana? Es la facultad humana por la que uno hace voluntariamente lo que debe hacer.
Por ello cabe preguntarse ¿Quién es libre? Quien hace lo que le apetece, o quien hace aquello que cree que debe hacer independientemente de que le apetezca o no. ¿Quién es mas libre? El estudiante que en vez de preparar un examen se va con sus amigos porque no le apetece estudiar o el que a pesar de no apetecerle estudiar, se queda en casa estudiando?.
La libertad, en la práctica, se entiende bien como un conjunto de capacidades:
Capacidad de elecció
Capacidad de decisión
Capacidad de autonomía
Capacidad de soltura
Capacidad de  iniciativa
Capacidad de autodominio
Capacidad de responsabilidad
Capacidad de servicio.
Capacidad de compromiso.
Capacidad de aceptación.
Las cinco primeras capacidades son altamente cotizadas a nivel social (todo el mundo les reclama unos derechos). No ocurre lo mismo con las cinco siguientes: comportan más bien deberes y obligaciones.
Para decidir bien es necesario conocerse a si mismo y conocer la verdad.
Para actuar con libertad y responsabilidad es necesario conocerse a sí mismo, y conocer la verdad. Para conocer lo verdadero y lo falso, lo bueno y lo malo, es necesario que existan reglas que lo indiquen , estas reglas se denominan criterios. Una manera de ayudar a los hijos  a ser libres es enseñarles a ser hombres o mujeres de criterio. ¿Se puede pensar que las señales de tráfico son un limite a la libertad del conductor? De la misma manera, el criterio, las normas de actuación no suponen un recorte a la libertad, sino que, por el contrario ayudan a seguir un camino correcto que ayuda para ser felices.
Aplicado al campo de los estudios y la elección profesional puede darse el caso de que un hijo elija unos estudios que, tal y como funciona nuestra sociedad, no le garantizan muchos recursos económicos o prestigio social.
Pongamos el caso de un hijo que quiere hacer estudios de filosofia o arte ¿Con que criterios deben orientar los padres? ¿Que deben aconsejar al hijo?: "Estudia lo que te guste, aquello a lo que te sientes llamado, aquello en lo que puedas aportar mas a los demás" o bién "Estudia aquello que, aunque no te guste te va a suponer un mayor exito económico"
Convendrá valorar lo que le gusta al hijo, plantearle quizás, alternativas cercanas a sus gustos, pero en ningún caso deberán ser los padres quienes decidan, sino que deberá ser el hijo, contando en cualquier caso con el apoyo incondicional de los padres.
2.-Pautas para la educación de la libertad
Hasta aquí se han procurado sentar las bases de lo que es la verdadera libertad, y su relación inmediata con la verdad y el bien. Conviene percatarse de que sin ideas claras, sin criterios, los educadores (los padres), difícilmente podrán actuar congruentemente.
Si los padres quieren que sus hijos vayan ejerciendo su libertad personal, deberán ir “soltando cuerda” poco a poco, ir aumentando paulatinamente el campo deautonomía del hijo para que él decida, asumiendo las consecuencias ¿ejemplos?
Desde los 8-9 años deberán ser responsables de su ropa, que esté limpia y ordenada, que los zapatos estén limpios, hacerse la cama, participar en la planificación del fin de semana, etc.
Con 12-13 años podrán encargarse de arreglos caseros, de hacer la compra en algún comercio cercano a casa (teniendo que elegir con iniciativa un producto que sustituya a alguno que no haya, mirando precios,..), participar en la organización de un viaje, horarios, visitas, etc..
Cuando sean adolescentes podrán gestionar sus matriculas, pasaporte, DNI, etc.
La única manera de aprender a hacer algo es haciéndolo una primera vez. A nadar se aprende nadando y la única manera de desarrollar la capacidad de decisión esdecidiendo.
Se trata de educar (ayudar a ser libres) y no de amaestrar . El  que amaestra, impone y por lo tanto coacciona. El que educa ayuda a ser libre. Es necesario ayudar a los jóvenes a ser libres, dueños de sus actos y responsables de sus consecuencias, y solo puede ser dueño de sus actos quien es dueño de sí mismo (autodominio).
A continuación se expondrán con mas extensión dos de las capacidades mencionadas en el punto anterior:
                            Capacidad de decidir
-                            Capacidad de responsabilizarse.
-Capacidad de decidir.
Resulta penoso ver personas que son incapaces de tomar una decisión, ni siquiera en asuntos nimios. Son personas que “se ahogan en un vaso de agua”. Tener capacidad de decidir (aunque pueda ser equivocadamente) hace madurar a la persona. La práctica en la toma de decisiones retroalimenta la capacidad de decidir.
Para poder tomar decisiones es necesario informarse, saber qué se quiere o espera del que decide. Para ello es fundamental, desde niños, que los hijos vayan tomando decisiones autónomamente. Para ello, los padres deben dar antes la información conveniente. Que duda cabe que esto requiere por parte de los padres un ejercicio de paciencia. Habrá que informar al niño/joven y asegurarse que ha entendido lo que se le ha dicho. Esto dependerá de la edad del hijo y de su manera de ser, no es lo mismo un niño de 7 años que un adolescente de 13, un niño tímido que un niño extrovertido.
Será necesario que desde pequeños se les presenten oportunidades de tener que decidir. Al principio será en cosas de poca importancia y pidiendo que aporten sus ideas aunque sean los padres quienes decidan. temas cotidianos como ver o no ver un programa de Tv en función de sus conveniencia, jugar o leer, salir o no con determinados amigos que quizás no convienen y otra multitud de situaciones cotidianas ayudarán a que los hijos aprendan a objetivar datos y decidan no solo en función de su apetencia sino de la bondad de lo elegido.
Tomas de decisión pueden ser :preparar un plan de fin de semana, mirando en la guia del ocio las posibilidades que hay elección, de acuerdo con las edades y gustos de la familia. Decidir si salir con unos amigos o preparar el examen próximo. Elegir un encargo de los varios que se presenten a los hijos, teniendo en cuenta sus capacidades y el servicio a los demás. Decidir a que hora se vuelve a casa, hacer un horario de estudio, comprometerse a ayudar a un hermano en los estudios, no ver TV indiscrimindamente.

Por tanto es básico que tengan información, que sean capaces de entenderla y objetivarla y también fortaleza para ejecutar lo decidido. Los padres deben dar su aprobación y reconocimiento que infunda autoconfianza y seguridad al hijo, corrigiendo el error con delicadeza. Esto exige dialogo y amistad.
-Capacidad de responsabilizarse:
El origen etimológico (una manera fiable de conocer el significado real de las palabras) de “responsabilidad” deriva del latín “respondeo”=responder.
Es necesario inculcar en los hijos que la libertad y su correcto ejercicio exige responsabilizarse de los actos realizados u omitidos. La responsabilidad tiene dos vertientes:
        Asumir las consecuencias de las propias decisiones
        Dar respuestas ante las exigencias del deber.
Una libertad no responsable no es libertad, y una educación que no conlleve al educando a tener responsabilidad personal es un fracaso. Se trata de responder, con honestidad, ante uno mismo y ante los demás. Actuar sin tener en cuenta las consecuencias no es actuar con responsabilidad y libertad, como tampoco lo es no responder adecuadamente ante los propios deberes.
Es necesario hacer patente que todos los actos humanos libres necesariamente exigen responsabilidad, quien no es responsable no es libre (ej. Niños pequeños, enfermos mentales, etc..) ¿por qué no son responsables estos seres? Porque no son libres en su actuar, su actuación no es fruto de la conciencia y la razón sino de instintos o actuaciones primarias.
El sentido de la responsabilidad implica criterio, valentía, madurez. Es compatible con que haya equivocaciones o no en el actuar, es saber reconocer el fallo, cuando se produce y asumir sus consecuencias con el fin de aprender en el futuro. El sentido de la responsabilidad se manifiesta en la disposición habitual, permanente, de obrar racionalmente en relación a los propios deberes.
Para educar en libertad y responsabilidad hay que clarificar ideas y criterios, actuar con alegría y saber que dar responsabilidades a los hijos produce en ellos un sentimiento de satisfacción. En este terreno juega un papel importantísimo el de los encargos, tareas para realizar en casa por cada uno de los miembros de la familia, asumidas con libertad y realizadas con la responsabilidad del que sabe que de su actuar depende el bienestar de otros. Estos encargos dependerán de la edad y condiciones de cada uno y convendrá comenzar desde bien pequeños. Será regar las plantas, poner la mesa, coger el teléfono o sacar la basura. Aquí la imaginación de los padres debe llegar hasta el infinito.
Son actos de responsabilidad, volver a la hora acordada, cumplir elcompromiso de ayudar a un hermano en sus estudios, cumplir el horario de estudios o de TV, etc..
El hijo debe ver que el cumplimiento de lo acordado aumenta en él el sentido de responsabilidad y en los padres produce seguridad y orgullo a la vez que se amplia el campo de autonomía.
Cada persona tiene que saber enjuiciar sus actos, se trata de hacer bien las cosas y saber por qué están bien hechas o no, con la mira puesta en el acabamiento alegre de la obra bien hecha, o en la alegría de la rectificación.
3.-La información necesaria para tomar una decisión educativo-profesional y profesional.
Sin duda alguna uno de los problemas con los que se encuentran los jóvenes hoy en día es la falta de orientación en cuanto a qué estudiar, que elegir con vistas a un futuro profesional del que tampoco tienen idea.
Obviamente la decisión la tienen que tomar ellos, pero es función de los padres y educadores dar información de manera que la elección se tome con el mayor número de datos posible. La información que se dé no debe ser algo frío y mecánico, por un lado debe basarse en el conocimiento del joven, y por otro, hay que tener el arte de transmitirla con ilusión.
1.- Los padres deben conocer a sus hijos, sus inquietudes, sus posibilidades, intereses, aficiones, gustos, capacidades (Ej: facilidad para escribir, pintar, arreglos caseros, gusto por la naturaleza, los animales, etc..) también deben conocer las asignaturas que se les dan bien y cuales no y en función de ello dará una información de alternativas
2.- Apoyándose en esta realidad del hijo, ayudar para que lo plasme en unproyecto valioso: Para tomar una decisión, el joven deberá entender que su decisión profesional no solo le afecta a él sino a la sociedad en general. Deberá tener en cuenta que los criterios para elegir unos estudios y una profesión los de índole material ( éxito social, dinero) no son ni los únicos ni los mas importantes. Hay otros que afectan a su crecimiento personal yentrega a los demás, que son los que le harán feliz (este aspecto se verá ampliamente en él capitulo dedicado a la escala de valores de la vida y la elección profesional).
Dar una información exclusivamente de tipo económico o de éxito social supone reducir el estudio y el trabajo, y a su vez al hombre a meras herramientas utilitarias y por otro lado supone mutilar la posibilidad de ser feliz sirviendo a los demás.
Por otro lado conviene hacer ver al joven que su elección profesional puede ser  una camino para mejorar y hacer mas justa la sociedad en la que vivimos.
Que duda cabe que transmitir esto a los hijos supone haberlo asumido los padres y, actuar de esta manera.
Un padre obsesionado por la cuestión económica, pendiente solo de lo material y que no viva el trabajo como algo que le ayuda a crecer dándose a los demás, difícilmente podrá transmitir esto a sus hijos.
Será necesario también ser conscientes que el proceso educativo no acaba nunca y que los mejores profesionales no acaban nunca de formarse, les apetezca o no.
3.- Descender, con el hijo, a los elementos del proyecto valioso: Objetivos, medios, fases, dificultades,.. poniendo imaginación, resaltando lo ilusionante que es hacer unos planes de futuro llenos de contenido, de significado, de afán de servicio, en definitiva de amor y además con ilusión, con esperanza , subrayando los componentes de reto y aventura, algo que enganchará perfectamente con la psicologia del adolescente.
OBJETIVOS DE LA EDUCACION EN LIBERTAD
1.     Reflexionar sobre la Libertad y su significado real.
2.     Enseñar a los hijos a tomar decisiones.
3.     Ayudar a que tomen decisiones de una manera racional, no dejándose llevar del primer impulso.
4.     Que asuman la responsabilidad de lo que hacen o dejan de hacer. Que no echen las culpas a factores externos.
5.     Fomentar un espíritu de mejora personal, ante los errores o fracasos sobreponerse y aprender.
EDUCAR EN LIBERTAD POR EDADES
•      De 0 a 3 años:                                    
      -Orden e higiene.
-Enseñar a superar miedos (oscuridad, etc)
-Frenar, reconducir reacciones agresivas (3años)
-Fomento del afecto equilibrado.
•        De 3 a 7 años:
-Incremento de la autonomía, de la independencia ( lavarse, vestirse solos).
-Hábitos de obediencia (capacidad de aceptación), sinceridad y colaboración (servicio).
•        De 8 a 13 años:
-Fomento de la actitud de trabajo (amor al estudio y a la obra bien hecha). Responsabilidad.
-Ayudar a pensar antes de actuar. (elección, decisión).
-Cumplimiento de horarios, normas, etc. (aceptación compromiso)
-Reciedumbre, sobriedad, compañerismo. (autocontrol, servicio).
-Vencer la timidez (soltura).
•       Adolescentes:
       -Educar para el servicio, no exclusivamente para el éxito.(iniciativas de solidaridad y entrega)
       -Aumento de la capacidad de decidir y responsabilizarse.
       -Proyecto personal de vida: reto, aventura, desafío, generosidad, crea-
         tividad y originalidad.
PAUTAS DE AUTOEVALUACION PARA PADRES
(Educación de la libertad)
Por medio de una serie de preguntas, los padres pueden orientar su esfuerzo tendente a no quedarse en ideas mas o menos bonitas, sino ver si se están llevando a la práctica con hechos concretos.
¿Se ofrece en nuestro hogar posibilidades de participación a los hijos (por medio de los encargos) o, por el contrario resulta más cómodo y rápido realizar las tareas los padres? ¿Hacemos ver a los hijos que el cumplimiento o no de su encargo repercute en el resto de la familia?
Cuándo un hijo se equivoca al tomar una decisión ¿Cuál es nuestra reacción? Ayudarles a analizar el porqué y animarles, o por el contrario reñirles.
¿Mantenemos en casa conversaciones con nuestros hijos sobre sus estudios, sobre nuestro trabajo, etc. ? En caso afirmativo ¿se plantean solo cuestiones de tipo económico, de éxito  social o se tratan temas de realización personal, participación social, es decir una visión más trascendente?
En relación con la capacidad de decidir ¿Se fomenta en nuestro hogar la participación de los hijos, de acuerdo a su edad, en la toma de decisiones que afectan a la familia?
Yo, padre o madre, ¿tomo decisiones después de reflexionar o lo hago llevado del primer impulso?



Somos seres sociales: twitter: @pieladentro @hosscox
Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Viernes oscuro: Embarazo Adolescente

Viernes el lado Oscuro de la independencia y sus heroes