Guillotina

Mejor un temprano adiós,
a despreciar tu boscoso vientre.

Mejor un no pudo ser,
a llenarme de la neblina de tu indiferencia.

No me parece asunto complicado
que entiendas
que amo tu deliciosa carne,
depositaria de mis mojadas fantasías.

Que me devora tu boca y tu lengua,
que a mordiscos poseo.

¿Qué daño te hago con mi deseo
si es el mismo que a ti te incinera?

¡Qué lástima ser la guillotina de nuestro sexo hambriento!

No, no te amo (bien lo sabes),
pero el gozo de ti me nubla los sentidos,

y esa es tu ventaja...
15 comentarios

Entradas más populares de este blog

Viernes oscuro: Embarazo Adolescente

Viernes el lado Oscuro de la independencia y sus heroes