Mio Huommo

Deposito mi deseo entre tus lunas pares,
humedad intensa

el rocío que moja la distancia
de mi cincel a tus colinas
redondas y firmes

poseedoras de mi ansiedad,
las toco,
profundo las toco
falanges de pluma sobre ellas deslizo,
doy cabida al instinto que me lleva a tu secreto
cedes con gemidos y clamores.

¿Descubrí la gruta que te vulnera?

Deposito mojadas caricias.

¿Me dejarás proseguir?

¡Albatros de mi expedición abre tus alas
y déjame navegar contigo!

El ascenso me conmueve
Y goteo,
nube de tormenta,
pétalo insinuante que te descubre.

¡Quiero ser tu eterna primavera!

Me sumerjo
en caída libre,

te tomo.

¡Bendito poseedor de mi deseo,
en ti se oculta la llave de mi reino!



A tí, cómplice mío
2 comentarios

Entradas más populares de este blog

Viernes el lado Oscuro de la independencia y sus heroes

Viernes oscuro: Embarazo Adolescente