Musulmana

Cierro mis ojos invocado tu nombre
uno mis dedos esperando el milagro
¿Es tan difícil entender lo evidente?

Esa caricia que se desliza dentro
y me deja exhausta, sedienta
en franca desventaja ante ti…

Soy mujer sumisa, esclava de mi familia
pero ante tu abrazo despierto nueva
y sueño con tu dulce madrugada
ensartada entre mis dedos,
anhelo ese beso que solo llegara
con mi silencio y callo
apurando la espera.

Un poema creado a partir de un cuadro, (Es lo que me gusta de regresar a la Esquina de las Letras, mi casa, mi refugio, tuvo buena acogida, pero me gustaría saber que opinan ustedes.
2 comentarios

Entradas más populares de este blog

Viernes oscuro: Embarazo Adolescente

Viernes el lado Oscuro de la independencia y sus heroes