Visceral

No quiero que nadie me vea,
que nadie me lea,
musitándote palabritas románticas
dulzuras de aparador.

No quiero avergonzarme
de sentirte entero,
en mi,
convertida en ceniza
de besos consumida.

No quiero serte primordial
o que tu me seas indispensable,
quiero poder gritarme libre
sin la atadura de tu encanto.

No quiero limosnas
ni falsas apreciaciones,
quiero certezas y verdades,
quiero regresar el tiempo
y besarte la boca
con la indiferencia
de no saberte
a mi cruz atado.

No quiero serte amada ni amante,
engatusadora vulgar de tus oscuras pretensiones,
quiero la convicción de un sueño mundano
de un te ame y no me acuerdo.

No quiero guardarte luto en serie diversa,
lujuria absurda a tu cuerpo ausente,
quiero desgranarte cosecha nueva
atragantarme de ti y morirme luego.


(Exorcizando demonios, dejando ir su sombra)
11 comentarios

Entradas más populares de este blog

Viernes oscuro: Embarazo Adolescente

Viernes el lado Oscuro de la independencia y sus heroes