Conjuro

El domingo nace entre mis dedos
como un sonido dulce y concluyente
y tu no estas.

Arena en la mirada, en el alma zozobra
me percibo y ¿que?
de nada sirve tanto amor
en mis huesos burbujeando.

Muérete ya,
muérete pronto,
que tu agonía
sea mi sacrificio final.
8 comentarios

Entradas más populares de este blog

Viernes oscuro: Embarazo Adolescente

Viernes el lado Oscuro de la independencia y sus heroes