Por amor

Convulso entre sus manos, su pequeño cuerpo se sacude, un poco más de presión, solo un poco, su vida resbala y huye. Sonríe sabe lo que sigue, amarillismo, repudio a su acción, el odio de su propia gente, pero ¿Que saben ellos' ven el toro desde la barrera, ¿Que saben del amor que le profeso?, del dolor cotidiano, los sueños muertos, el llanto rompiendo la noche, los días de insomnio, la impotencia de saberlo preso en la cárcel más cruenta y terrible: "su cuerpo", lo amé, lo amo aún, sin embargo seguir así era una tortura, muerte anunciada, un dictamen cruel sellando nuestras vidas y tirándolas al hoyo, su enfermedad triunfo hasta hoy, mañana una celda me espera, más bien vale la pena, ¡¡Lo he liberado!!.

¡Te amo hijo mío! (le dice), abrazando contra su pecho su frió e inerte cuerpo.
4 comentarios

Entradas más populares de este blog

Viernes oscuro: Embarazo Adolescente

Viernes el lado Oscuro de la independencia y sus heroes