Lunes positivo - Alcohol y sus beneficios







Algunos estudios,  afirman que el alcohol consumido con moderación puede reducir el riesgo de enfermedades.

Previene enfermedades del corazón: Se dice que los antioxidantes en el vino tinto ayudan a la salud del corazón y el sistema cardiovascular. Las personas activas, que consumen por lo menos una bebida alcohólica a la semana, tienen un 50% menos de probabilidades de desarrollar una enfermedad cardíaca que una persona que se pasa todo el día frente al televisor.

Aumenta el colesterol 'bueno': La cerveza y el vino pueden aumentar el nivel de lipoproteínas de alta densidad (HDL, en inglés) que son capaces de retirar el colesterol de las arterias y transportarlo de vuelta al hígado para su excreción, lo que ayuda a evitar enfermedades como la arteriosclerosis. Sin embargo, hay que tener cuidado con las calorías de la cerveza, especialmente las de las oscuras; el abdomen podría sufrir las consecuencias.

Reduce la artritis: El alcohol puede disminuir considerablemente las posibilidades de contraer artritis en la vejez. Sin embargo, su consumo excesivo pude aumentar el riesgo de desarrollar la osteoporosis. Así, mientras una copa de vino puede evitar el dolor persistente de los huesos, también puede volverlos más propensos a romperse como ramitas. La solución: un 'ruso blanco', un cóctel de vodka con leche, que podría ayudar a los huesos de las dos maneras.

Aumenta la fibra: Al derivar de granos, la cerveza es realmente una fuente de buena fibra dietética, buena para aliviar algunos problemas de estreñimiento, hemorroides, diverticulosis y síndrome de intestino (colon) irritable. De hecho, medio litro (unas dos tazas) de cerveza puede proporcionar más de un cuarto de su ingesta diaria necesaria de fibra. Pero tenga cuidado, demasiada fibra puede conducir a visitar el inodoro más veces de lo debido.

Previene ciertos tipos de cáncer: Así es, incluso una amenaza de recaída y muerte por ciertos tipos de cáncer se puede reducir con unos pocos pero generosos tragos de vino. Para ser específicos, la enfermedad de Hodgking y el cáncer de riñón podrán ser combatidos, incluso se podrán prevenir, con un poco de vino tinto.

Previene enfermedades neurológicas: Según algunos estudios, tomar un poco de alcohol de vez en cuando puede ayudar a prevenir el mal de Alzheimer y accidentes cerebrovasculares. Las proteínas de las vainas de mielina, que ayudan a proteger las vías neurológicas en el sistema nervioso, responden positivamente al alcohol. Por supuesto, el exceso provoca la muerte de las células del cerebro, por lo que una vez más, la moderación es la clave.

Salva vidas: Así es, pero de una manera muy particular. En caso de que, por alguna razón, llegara a ingerir anticongelante, una maratón de tragos de vodka o whisky puede salvarle la vida. ¡Es verdad! El alcohol actúa anulando los efectos peligrosos del etilenglicol, el componente principal en los anticongelantes.


Pero la clave para obtener esa protección es la moderación

Según Don Shenker, presidente de la organización británica Alcohol Concern, “cuando nos preguntan cuánto bebemos casi nunca damos una respuesta precisa”.

“Porque nos cuesta trabajo enfrentar la realidad de cuánto alcohol consumimos. E incluso cuando queremos ser honestos no siempre se puede porque muy pocas personas saben cuántas unidades de alcohol bebe”.

“El 90% de la población ha escuchado el concepto de las unidades de alcohol, pero las estadísticas muestran que sólo 13% de la gente calcula lo que bebe, así que en esto todavía somos muy analfabetos”, le explica el experto.

La organización de Shenker recomienda que los hombres no beban más de tres o cuatro unidades al día (el equivalente a dos vasos regulares de vino o dos botellas de cerveza clara).

Y que las mujeres limiten su consumo a entre dos y tres unidades diarias (un vaso regular de vino o una botella de cerveza clara).

“No hace ninguna diferencia si se bebe todos los días o una vez a la semana. Excederse de los límites recomendados conlleva riesgos para la salud”, añade el especialista.

“Y ‘guardar’ sus unidades durante la semana para bebérselas todas el viernes en la noche no es una forma adecuada de interpretar estas recomendaciones”, completa.

Más calorías

Y si usted está tratando de mantener un peso sano también debe estar consciente de las calorías que contiene el alcohol.

La creencia de que ciertas bebidas alcohólicas “no engordan” está equivocada.

El alcohol es una fuente de calorías vacías, las cuales proveen energía pero no tienen ningún valor nutricional.

Cada gramo de alcohol contiene siete calorías.

El alcohol, además, puede debilitar su fuerza de voluntad tentándolo a comer más de lo que tiene planeado.

Tal como explica Heather Caswell, de la Fundación Británica de Nutrición, “la mayoría de nosotros evitaríamos consumir un vaso lleno de crema, pero muchos no dudaríamos en beber un par de botellas de cerveza”.

“El contenido similar de estos dos productos es similar y a largo plazo el exceso en el consumo de alcohol llevará a un aumento de peso”, afirma la experta.

Una botella de 280 mililitros de cerveza clara contiene unas 110 calorías (las mismas que una rosquilla), un vaso regular de vino blanco seco o vino tinto tiene 115 calorías (el equivalente a una rebanada de pastel de chocolate) y un vaso de vino blanco dulce contiene 165 calorías.

Si usted está vigilando su figura reduzca su consumo de alcohol. Exceder los límites recomendados no sólo tendrá un efecto perjudicial en su salud sino también aumentará la circunferencia de su cintura.

Música de Jamendo


Somos seres sociales: twitter: @pieladentro @hosscox




Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Viernes el lado Oscuro de la independencia y sus heroes

Viernes oscuro: Embarazo Adolescente