Lunes positivo Reír y sus beneficios








Búrlate de ti mismo, No temas el ridículo, cultiva el absurdo
¿Cuántas veces te has reído hoy?
¿Ninguna? Si no cambias de actitud y aprendes a tomarte la vida de
otro modo, es poco probable que seas feliz. Para disfrutar de cada
momento, disolver el estrés y superar los problemas, es indispensable
desarrollar el sentido del humor: la más barata medicina natural
Los niños están mucho más dispuestos a reírse que los adultos, un
pequeño se ríe un promedio de 300 veces al día, mientras que un adulto
lo hace entre quince y cien.
La risa es una potente herramienta curativa. Una buena carcajada
fortalece el sistema inmunológico del cuerpo y reduce las hormonas que
pueden causar tensiones.
La risa provoca una tremenda liberación de hormonas, las endorfinas
conocidas merecidamente como las hormonas de la felicidad. Además,
liberamos serotonina, dopamina y adrenalina. La explosión de
carcajadas provoca algo muy parecido al éxtasis: aporta vitalidad,
energía e incrementa la actividad cerebral. Cuando nos invade la risa,
muchos músculos de nuestro cuerpo que permanecían inactivos se ponen
en funcionamiento. Es un estímulo eficaz contra el estrés, la
depresión y, evidentemente, la tristeza.
• Carcajadas contra temores.
El humor es una excelente estrategia para desactivar los miedos
irracionales, como los temores a no dar la talla, a fracasar, a que
las cosas salgan mal, a que otros no compartan nuestra opinión, a no
ser amados, a asumir la responsabilidad de nosotros mismos o a admitir
las propias debilidades.
Reírse de todo es propio de tontos,
pero no reírse de nada,
lo es de estúpidos.
Erasmo de Rotterdam
¿Habrá algo más ridículo y pesado que  una persona con delirios de
grandeza? O peor: ¿quién no ha tenido que aguantarse alguna vez a un
“experto” que piensa que sus conocimientos son la sapiencia unica?
Empachados  por la efervescencia de una supuesta trascendencia tratan
a toda costa de ser profundos, así deban sacrificar la risa.
El sentido del humor se refiere al gusto por reír y hacer reír, a ver
el lado cómico de la vida, incluso en la adversidad.  Recuerdo que en
cierta ocasión un amigo se resbaló al bajar de un autobús. La caída
fue bastante aparatosa porque fue cayendo sentado, de escalón en
escalón, hasta aterrizar aparatosamente en la acera. Una mujer que
pasaba por allí se le acercó a prestar ayuda, y le preguntó: “¡Dios
mío! ¿Se cayó?”. Mi amigo, que no le falta sentido del humor,
respondió en tono parco: “No señora, es una vieja costumbre de
familia”. Este comentario dio pie para que todos aquellos que tenían
la risa contenida por lo grotesco del incidente  soltaran la carcajada
y la algarabía fue total. Buen humor: disposición a reírse de sí
mismo, pero además provocar la risotada e involucrar a los demás en la
ocurrencia. Por eso el arte de bromear sanamente es una virtud social.
Aprende que la risa es como cualquier otro ejercicio que necesita ser
practicado.
Aprende que la risa debe estar orientada a reírse de la situación de
los demás y también de la propia.
Aprende a saber reírte con los demás, no de los demás.
Aprender a sacar lo mejor de tu risa.
Acuerdate de las situaciones graciosas que viviste en tu infancia.
Una vez que logres reirte, no te detengas, luego te será más fácil
provocar la risa.
El conocer aspectos de tu risa, te pueden ayudar para el resto de tu vida.
Reír es natural, de hecho un bebé a las 36 horas de nacido puede
ofrecer una sonrisa a sus padres. Los niños están mucho más dispuestos
a reírse que los adultos; un pequeño se ríe un promedio de 300 veces
al día, mientras que un adulto lo hace entre quince y cien.
El reír no solo cambia la expresión de la cara, sino que también hace
que el cerebro produzca endorfinas que reducen el dolor físico y
emocional y proveen una sensación de bienestar.
Recuerda! Tienes 40 músculos para enfadarte y llorar y 15 grandes para
sonreír, así que para reír haces menos esfuerzo que para enfadarte

Somos Seres Sociales: @pieladentro @hosscox
Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Viernes el lado Oscuro de la independencia y sus heroes

Viernes oscuro: Embarazo Adolescente