Miércoles de Cine Memorias de Cine








Tengo la ilusión que el cine es la frontera de los perdidos que no quieren ser encontrados, cuando tenía 14 años  era  suficientemente viejo para no ilusionarme de la nochebuena y lo bastante joven e inútil para tener actividades complicadas o absorbentes. Me iba al cine a guardarme de todo el caos de compras y buenos deseos. Al carajo los estorbos para un aprendiz de vago.






En el cine la taquillera tenía más cara de perdida que yo, la sala desierta y yo a mis anchas, era para mí un estado de paz absoluta, una reminiscencia del útero materno, placentero oscuro reconfortante, por dos horas no era yo,  apagaba mi conciencia y mi vida era otra historia de principio afín… O eso aun  soñaba




Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Viernes el lado Oscuro de la independencia y sus heroes

Viernes oscuro: Embarazo Adolescente